Etiquetas

, ,

Os acordáis de aquellos misteriosos árboles cercanos al Reina Sofía que de pronto habían amanecido hace unos días vestidos con divertidos abrigos de colores?

Pues os voy a presentar a la artífice!

Es Adriana y, según confiesa, hace tan sólo un año que aprendió a hacer ganchillo. “Nunca se me dió bien ninguna manualidad, pero ya ves, el ganchillo me ha atrapado”. No lo dudo. Se nota que le apasiona. Y en su blog encontraréis una buena muestra de ello.

Bolsos, bufandas, mantas, calcetines, broches… El ganchillo ofrece todo un universo de posibilidades, a cada cual más chula. Y más colorida.

Pero no fue sólo Adriana quien abrigó aquellos árboles. Junto a ella se reúnen decenas de aficionados y aficionadas al ganchillo, por ejemplo, cada viernes en La Tabacalera de Lavapiés. En esas y otras muchas más ‘quedadas ganchilleras’ los esfuerzos se concentran en las acciones que llevan a cabo.

¿No recordáis haber visto unos bolardos decorados con ganchillo en la calle San Eugenio? ¿O a la estatua de Botero en plena plaza de Colón abrigada con una manta (tan desnudita estaba, pobre…)? ¿O al mismísimo Pío Baroja en la cuesta Moyano luciendo unos preciosos calentadores?

Pues detrás de todas esas genialidades están ell@s!

Loc@s por el ganchillo que además aprovechan para reunirse y charlar y aprender entre ell@s. Sin duda, una inmejorable excusa!

Cuando le pregunto a Adriana qué es lo que más le gusta de estas acciones que realizan no duda al contestar y, para explicarlo, pone un ejemplo. “El otro día escuché a una chica decirle a una amiga que el guiño de los árboles del Reina Sofía le había alegrado el día. Me hizo mucha ilusión oírlo”.

“Yo disfruto haciéndolo. Y hay gente que disfruta viéndolo. Se lo encuentran y les sorprende. Les gusta. Les saca de la rutina y les hace sonreír”. Lo que yo decía: revolucionario.

Si os animáis, uno de los talleres a los que podéis acudir es éste, el de la Tabacalera. Pero hay más. Y lo que es mejor: por toda España!

Anuncios